ADVERTENCIA y DESCARGO: Salud & Sociedad es una revista electrónica de divulgación. Reproducimos investigaciones propias y Noticias provenientes de medios acreditados. No constituimos un servicio de comercialización o atención médica. Toda la información disponible es volcada en estas páginas.

  Principal Contenidos

Dirección editorial: Dra. Adriana O. DONATO

Neuro-Economía

 

Las personas son eficientes, racionales y actúan sin desmayo en pos de su propio interés. Toman decisiones financieras basadas en la razón, no en las emociones. Y, naturalmente, ahorran dinero para ese día lluvioso... ¿Verdad?

Bueno, no. Al tomar decisiones financieras las personas están influidas por el estómago y las intuiciones. Cooperan con perfectos extraños, se juegan el sueldo familiar y apuestan sus ahorros en inversiones promovidas por conocidos mentirosos.

A la izquierda, el área cognitiva del cerebro; a la derecha, el área emocional

Esas debilidades humanas parecen demasiado complicadas e impredecibles para caber dentro de las ecuaciones económicas. Pero ahora muchos neurocientíficos están comenzando a argumentar que es hora de que se cree un nuevo campo de estudio llamado neuroeconomía.

"Este nuevo enfoque, que considero una revolución, debería proveer una teoría de cómo la gente decide en situaciones económicas estratégicas -dijo el doctor Aldo Rustichini, profesor de economía de la Universidad de Minnesota-. Hasta ahora el proceso de toma de decisiones para los economistas ha sido una caja negra."

Para explorar la toma de decisiones los investigadores están explorando los cerebros de personas que intervienen en juegos diseñados por economistas experimentales. Estos ejercicios intentan hacer que los individuos anticipen lo que los otros van a hacer o qué van a inferir de sus propias acciones.

Los juegos también revelan algunos hechos fundamentales acerca del cerebro que los economistas sólo ahora empiezan a conocer:

·  Al hacer predicciones de corto plazo, los sistemas neurológicos se conectan con sensaciones y emociones, comparando lo que sabemos del pasado con lo que está ocurriendo.

·  El cerebro necesita una forma de comparar y evaluar objetos, personas, eventos, recuerdos, estados internos y las necesidades percibidas de otros de tal forma que pueda realizar elecciones. Lo hace asignando un valor relativo a todo lo que sucede. Pero en lugar de dólares se basa en el ritmo de actividad de un número de neurotransmisores -como la dopamina- que transmiten impulsos nerviosos. La novedad, el dinero, la cocaína, una comida deliciosa y una cara hermosa, todos activan circuitos dopaminérgicos en niveles variados; por la experiencia pasada y su estructura biológica calibra exactamente cuánta dopamina genera un individuo en respuesta a una recompensa determinada.

·  Circuitos cerebrales específicos monitorean cómo las personas evalúan diferentes fuentes de recompensa y castigo. Una región llamada cingulado anterior reacciona cuando las personas cometen errores; algunos neurocientíficos dicen que también registra ganancias y pérdidas financieras. Una pequeña estructura llamada la ínsula detecta sensaciones en el cuerpo. También está involucrada en detectar si alguien nos quiere vender un buzón. Estas estructuras y neurotransmisores se activan antes de que una persona sea consciente de haber tomado una decisión.

En un estudio publicado en la revista Science, el doctor Jonathan Cohen, profesor de ciencias cognitivas en Princeton, tomó imágenes de los cerebros de personas que jugaban al juego del ultimátum. Mostraban que cuando un jugador aceptaba una oferta suficientemente justa se activa un circuito de su cerebro relacionado con el pensamiento reflexivo.

Pero cuando rechazaba una oferta, la ínsula -que controla los estados corporales- sobrepasaba al circuito frontal. Cuanto más rápido disparaba la ínsula, más rápido la persona rechazaba la oferta. Es más: la ínsula se activaba bastante antes de que la persona oprimiera el botón para rechazar la oferta.

Los economistas pueden utilizar este hallazgo para cuantificar la contribución de las emociones y el razonamiento en la toma de decisiones, afirmó Cohen. Es posible calcular cuánta emoción está involucrada en estudiar el valor de actividades económicas y evaluar los circuitos neurales que subyacen al regateo, por ejemplo.

La neurociencia puede arrojar luz en todo tipo de comportamiento económico, dijo el doctor George Loewenstein, economista de la Universidad Carnegie Mellon. "Bajo la influencia de poderosas emociones e impulsos la gente frecuentemente termina haciendo lo opuesto de lo que piensa que es bueno", afirmó.

Por Sandra Blakeslee - The New York Times – La Nación

 

Arriba Contenidos

Test preimplantacional ] Farmacogenómica ] Medicamentos moleculares ] Genética y V.I.H. ] Genética y Alzheimer ] Genética y obesidad ] Cultivo de córnea ] Cáncer ] Genética y cáncer ] Células madre y Cáncer ] Angiogénesis y cáncer ] Brioestatinas y cáncer ] Cáncer de colon ] Cáncer de pulmón ] Cáncer ocular ] Tumores de Hipófisis ] Infarto del miocardio ] Gripe & Infarto ] Diagnóstico arterial ] Cerebro: células glias ] Cerebro: emociones ] Lipofuscinosis neuronal ceroidea ] Memoria ] Ilusiones ópticas ] Esquizofrenia ] [ Neuro-Economía ] Corazón y células madres ] Sexualidad y herbolaria ] Escoliosis ]

Buscar

Contenidos

Correo

Créditos

Inicio

Cuadernos de Bioética


INSTITUCIONES
C.H.E. del H.I.G.A. (Comités de Bioética)
ELABE~Mainetti
 

Observatorio Indígena

ProDiversitas a.c.
Servicio de Información Ambiental (S.I.A)

REVISTAS
Drogas

SIDA

Salud & Sociedad

PROGRAMAS
Cát. de Bioética y Derecho
Cát de Derecho de los Pueblos
Indígenas

Economía, Derecho y Sociedad

DPI & Mercado

Cát. Biotech & Derecho

PROPUESTAS
Marea baja - Maré baixa
"Love Parade 1997"

por Lena Szankay

Salud & Sociedad es un servicio de www.bioetica.org


Todos los productos mencionados son marcas registradas o marcas comerciales de sus respectivas organizaciones y el Copyright de los artículos publicados es propiedad de sus autores.


Última modificación: 12 de Mayo de 2007.