ADVERTENCIA y DESCARGO: Salud & Sociedad es una revista electrónica de divulgación. Reproducimos investigaciones propias y Noticias provenientes de medios acreditados. No constituimos un servicio de comercialización o atención médica. Toda la información disponible es volcada en estas páginas.

  Principal Contenidos

Dirección editorial: Dra. Adriana O. DONATO

Memoria

 

Hoy, con un estudio que se publica en Neuron, una de las más prestigiosas revistas científicas internacionales, un equipo de investigación de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA no sólo contribuye a aclarar algunos de los enigmas de la memoria, sino que le da una vuelta de tuerca inesperada a la apasionada disputa teórica mundial que intenta dilucidar cuáles son sus mecanismos más íntimos.

"Nuestro trabajo no sólo interesa a la neurobiología, sino también la psicología -cuenta Héctor Maldonado, jefe del Laboratorio de Neurobiología de la Memoria que también integra el Instituto de Fisiología, Biología Molecular y Neurociencias del Conicet-, porque planteamos la posibilidad de que recuerdos ya consolidados puedan eliminarse con el truco de activarlos y exponerlos a un agente amnésico, algo que podría tener aplicación en ciertos desórdenes psiquiátricos."

Maldonado y su grupo -que reúne a investigadores en aspectos fisiológicos, comportamentales, farmacológicos y moleculares de la memoria- desafiaron dos hipótesis contrapuestas sobre la forma en que se almacenan y se recuperan los recuerdos.

"Desde que la formularon dos estudiosos alemanes, Müller y Pielzecker, en el siglo XIX, una teoría de la consolidación tuvo vigencia incontestada hasta hace muy poco -explica Maldonado-. Se consideraba que, después del proceso de aprendizaje durante el que era lábil (frágil, poco estable), la memoria pasaba a un estado en el que podía decirse que resultaba indestructible."

Esto fue confirmado repetidamente en estudios animales y hasta en seres humanos: por ejemplo, si se somete a una persona a un electroshock convulsivo durante el lapso que sigue a un aprendizaje, pierde la memoria únicamente de los hechos relativamente cercanos. En cambio, si el electroshock se aplica pasado un tiempo más prolongado, deja de tener efecto: la memoria está consolidada.

El modus operandi del proceso mnemónico también se probó en el laboratorio. Se demostró, por ejemplo, que si dentro de un cierto tiempo se interrumpe la síntesis de proteínas (que consolida las relaciones entre una población de neuronas, que construye, por así decirlo, un recuerdo), hay amnesia. Pasado ese período, la memoria se consolida.

"Durante el proceso de consolidación -explica Maldonado- se activa una serie de mecanismos celulares y moleculares que culminan con una modificación en la expresión génica, y una síntesis de novo de proteínas. Esto es lo que va a fijar una determinada red neuronal."

Es decir, todo indicaba que la memoria no se desvanecía; lo que podía surgir eran dificultades para rememorar, para evocar. Sin embargo, desde 2000 en adelante varios trabajos demostraron que si la memoria vieja, la consolidada, se evoca mediante un recordatorio (por ejemplo presentando el mismo contexto que rodeó el primer aprendizaje), vuelve a labilizarse .

"Un recordatorio trae como consecuencia la reactivación de la memoria que estaba dormida -afirma el científico-: ésta queda nuevamente expuesta y se inicia un proceso de reconsolidación aparentemente similar al primero. El mecanismo vuelve a entrar en funcionamiento."

Las memorias de un mono, de un hombre o de una cucaracha son, por supuesto, bien distintas. Pero hay principios básicos de organización y funcinamiento que son universales, vigentes en toda la escala evolutiva.

Como lo vienen haciendo desde muchos años, Maldonado y su grupo trabajaron en invertebrados (moluscos, insectos y, ahora, cangrejos). "En distintos experimentos en que podemos evaluar procesos de aprendizaje comprobamos que el proceso de consolidación de la memoria se puede alterar -cuenta el investigador-, y también fortalecerse con algunos agentes: por ejemplo, las angiotensinas (hormonas que contraen las paredes musculares de las arterias pequeñas) influyen positivamente en la memoria."

El problema es que estos resultados son materia de un acalorado debate, porque hay grupos muy prestigiosos que sostienen que el fenómeno de reconsolidación no se produce.

El trabajo que hoy se publica en Neuron aporta una solución interesante: sugiere que tal vez ambos modelos sean correctos. En efecto, los científicos argentinos postularon -y demostraron- que pueden conciliarse entre sí si se toma en cuenta el factor tiempo .

Si el recordatorio se presenta durante un tiempo breve, da lugar al proceso de reconsolidación. Pero si el contexto se presenta por más de una hora, se extingue la memoria. Según Maldonado, los efectos de los agentes amnésicos, en un caso y en otro, son totalmente opuestos.

"Si se administra un agente amnésico (como el estrés, por ejemplo) durante la reconsolidación, se produce amnesia al día siguiente -explica-. Pero si se administra dos horas después de haberse presentado el recordatorio, reaparece la vieja memoria. De manera que si se ha producido un fenómeno de extinción y yo administro un agente amnésico, destruyo la nueva memoria (que es la extinción misma) y aparece la antigua."

Ahora, sólo resta esperar que no sea verdad aquello de que "la memoria es como la hidra de la mitología griega, a la que cada vez que se le cortaba una cabeza le crecían siete".

Por Nora Bär LA NACIÓN junio 2003

NUEVA YORK (The New York Times).- Investigando levaduras y babosas de mar, los científicos encontraron una posible explicación para la manera como el cerebro humano almacena sus recuerdos de largo plazo. Estas criaturas poseen una proteína infrecuente que existe en dos formas. En una, está inactiva, y en la otra, se perpetúa indefinidamente, pero también puede volver a la forma inactiva.

Los investigadores creen que en los organismos superiores la misma proteína puede explotar su segunda forma para conferir estabilidad duradera a las sinapsis (o uniones entre las neuronas), que almacenan los recuerdos. Sorprendentemente, esta proteína tiene todas las características de otra, el infame prión, causante del mal de la vaca loca. Tales priones también toman dos formas. Una sirve para el normal funcionamiento del cerebro, y la otra pone en marcha un proceso que los hace tóxicos y produce manojos mortales de la proteína que dejan agujeros en el cerebro.

El prión infeccioso y la proteína que almacena recuerdos no son idénticos, dijo el doctor Eric R. Kandel, neurocientífico de la Universidad de Columbia que compartió el Premio Nobel 2000 en Fisiología o Medicina por su investigación en la memoria. Pero comparten ciertos atributos.

Con la experiencia y el aprendizaje, se forman nuevas sinapsis y otras se fortalecen, dijo Kandel. Las preguntas acerca de cómo las memorias de largo plazo se almacenan y qué preserva a las sinapsis de perder sus conexiones bajo la constante remodelación celular es uno de los misterios más sobresalientes de la biología.

Para averiguar si una nueva clase de prión es lo que permite almacenar recuerdos, ahora los investigadores están comenzando nuevos experimentos con moscas y ratones. Diciembre, 2003 – © La Nación

Arriba Contenidos

Test preimplantacional ] Farmacogenómica ] Medicamentos moleculares ] Genética y V.I.H. ] Genética y Alzheimer ] Genética y obesidad ] Cultivo de córnea ] Cáncer ] Genética y cáncer ] Células madre y Cáncer ] Angiogénesis y cáncer ] Brioestatinas y cáncer ] Cáncer de colon ] Cáncer de pulmón ] Cáncer ocular ] Tumores de Hipófisis ] Infarto del miocardio ] Gripe & Infarto ] Diagnóstico arterial ] Cerebro: células glias ] Cerebro: emociones ] Lipofuscinosis neuronal ceroidea ] [ Memoria ] Ilusiones ópticas ] Esquizofrenia ] Neuro-Economía ] Corazón y células madres ] Sexualidad y herbolaria ] Escoliosis ]

Buscar

Contenidos

Correo

Créditos

Inicio

Cuadernos de Bioética


INSTITUCIONES
C.H.E. del H.I.G.A. (Comités de Bioética)
ELABE~Mainetti
 

Observatorio Indígena

ProDiversitas a.c.
Servicio de Información Ambiental (S.I.A)

REVISTAS
Drogas

SIDA

Salud & Sociedad

PROGRAMAS
Cát. de Bioética y Derecho
Cát de Derecho de los Pueblos
Indígenas

Economía, Derecho y Sociedad

DPI & Mercado

Cát. Biotech & Derecho

PROPUESTAS
Marea baja - Maré baixa
"Love Parade 1997"

por Lena Szankay

Salud & Sociedad es un servicio de www.bioetica.org


Todos los productos mencionados son marcas registradas o marcas comerciales de sus respectivas organizaciones y el Copyright de los artículos publicados es propiedad de sus autores.


Última modificación: 12 de Mayo de 2007.