ADVERTENCIA y DESCARGO: Salud & Sociedad es una revista electrónica de divulgación. Reproducimos investigaciones propias y Noticias provenientes de medios acreditados. No constituimos un servicio de comercialización o atención médica. Toda la información disponible es volcada en estas páginas.

  Principal Contenidos

Dirección editorial: Dra. Adriana O. DONATO

Infarto del miocardio

 

En tan sólo dos años estará disponible una nueva alternativa terapéutica para el 10% de los pacientes que sufren un infarto y que actualmente no encuentran alivio con una cirugía cardíaca ni con una angioplastia. Se estima que en la Argentina hay al menos 35.000 personas que podrían beneficiarse con el llamado cardioimplante celular autólogo .

Este tratamiento -aún en experimentación- combina dos revolucionarios conceptos de la cardiología moderna: la miogénesis y la angiogénesis , que apuntan a generar nuevos tejidos y vasos sanguíneos en el corazón. En ambos casos, el objetivo es restablecer el funcionamiento normal de este órgano, evitando que se llegue a una insuficiencia coronaria.

El cardioimplante celular autólogo consiste en el implante de células musculares del propio paciente en las zonas del corazón dañadas por el infarto. Para que las células se integren con éxito al músculo cardíaco, estimulando a alrededor de éste la formación de vasos sanguíneos, los científicos emplean técnicas de terapia génica durante su cultivo in vitro.

A la fecha, ya hay más de 300 pacientes tratados de esta forma, con resultados realmente alentadores: el 87% experimentó una notoria mejoría en su capacidad para realizar actividad física, que es un indicador que demuestra la mejora en la función cardíaca -y en la calidad de vida- de los pacientes cardíacos.

Varias instituciones científicas argentinas se encuentran actualmente trabajando en esta prometedora área de investigación. Por estos días, investigadores del Instituto Cardiovascular de Buenos Aires (ICBA) inician una serie de ensayos clínicos para precisar aún más la eficacia de esta terapéutica.

"Los tratamientos convencionales para el infarto (como la angioplastia y el by-pass) han alcanzado un techo: mucho más no se le puede ofrecer a ese 10% de los pacientes que sufren un infarto y en los cuales parte del músculo cardíaco ha perdido su función contráctil", comenta el doctor Jorge Belardi, jefe del Servicio de Cardiología Intervencionista del ICBA.

Este no tan pequeño grupo de pacientes -35.000 en la Argentina, 350.000 en los Estados Unidos- ve limitada en gran medida su calidad de vida por los síntomas de la insuficiencia cardíaca: principalmente, la disminución en la capacidad de realizar esfuerzo físico. Poseen, además, elevadas tasas de hospitalización (20% al año) y de internación (15 al 17% anual). Para estos pacientes, opina Belardi, el alivio de sus padeceres surgirá del campo de las ciencias básicas.

De allí proviene justamente el cardioimplante celular autólogo. ¿Cómo se lleva a cabo esta terapéutica? "El método consiste en extraer unos dos centímetros de músculo del brazo del paciente, para luego separar las células musculares (mioblastos) con capacidad de replicación -responde el doctor Daniel Navia, jefe del Servicio de Cirugía Cardíaca del ICBA-. Estas células son colocadas en medios de cultivo especiales hasta que alcanzan un población de 200 a 250 millones de células."

Entonces, continúa el doctor Fernando Cura, investigador del Servicio de Cardiología Intervencionista de la citada institución, "las células son tratadas mediante técnicas de terapia génica que permiten introducirles el gen del factor de crecimiento vascular (VGF es su sigla en inglés). Esto es lo que permite que, al ser implantadas en el tejido cardíaco dañado, comiencen a liberar dicho factor de crecimiento que estimula la aparición de nuevos vasos que nutren el área afectada". Pero si la creación de nuevos vasos sanguíneos o angiogénesis permitirá brindar una posibilidad de tratamiento a un 10% de los pacientes infartados, la creación de nuevo tejido cardíaco o miogénesis permitirá ampliar aún más los posibles beneficiarios de esta nueva terapéutica.

Se estima que cada año en la Argentina se producen aproximadamente 50.000 infartos. "Hay muchos pacientes que han sufrido un infarto, cuyos corazones poseen sectores fibróticos que ya no se contraen ni se dilatan, y que son los que llevan al cuadro de insuficiencia cardíaca -explica el doctor Navia-. El segundo objeto del cardioimplante es que las células implantadas se transformen en parte del tejido contráctil del corazón.

Por Sebastián A. Ríos LA NACION

 

Arriba Contenidos

Test preimplantacional ] Farmacogenómica ] Medicamentos moleculares ] Genética y V.I.H. ] Genética y Alzheimer ] Genética y obesidad ] Cultivo de córnea ] Cáncer ] Genética y cáncer ] Células madre y Cáncer ] Angiogénesis y cáncer ] Brioestatinas y cáncer ] Cáncer de colon ] Cáncer de pulmón ] Cáncer ocular ] Tumores de Hipófisis ] [ Infarto del miocardio ] Gripe & Infarto ] Diagnóstico arterial ] Cerebro: células glias ] Cerebro: emociones ] Lipofuscinosis neuronal ceroidea ] Memoria ] Ilusiones ópticas ] Esquizofrenia ] Neuro-Economía ] Corazón y células madres ] Sexualidad y herbolaria ] Escoliosis ]

Buscar

Contenidos

Correo

Créditos

Inicio

Cuadernos de Bioética


INSTITUCIONES
C.H.E. del H.I.G.A. (Comités de Bioética)
ELABE~Mainetti
 

Observatorio Indígena

ProDiversitas a.c.
Servicio de Información Ambiental (S.I.A)

REVISTAS
Drogas

SIDA

Salud & Sociedad

PROGRAMAS
Cát. de Bioética y Derecho
Cát de Derecho de los Pueblos
Indígenas

Economía, Derecho y Sociedad

DPI & Mercado

Cát. Biotech & Derecho

PROPUESTAS
Marea baja - Maré baixa
"Love Parade 1997"

por Lena Szankay

Salud & Sociedad es un servicio de www.bioetica.org


Todos los productos mencionados son marcas registradas o marcas comerciales de sus respectivas organizaciones y el Copyright de los artículos publicados es propiedad de sus autores.


Última modificación: 12 de Mayo de 2007.