ADVERTENCIA y DESCARGO: Salud & Sociedad es una revista electrónica de divulgación. Reproducimos investigaciones propias y Noticias provenientes de medios acreditados. No constituimos un servicio de comercialización o atención médica. Toda la información disponible es volcada en estas páginas.

  Principal Contenidos

Dirección editorial: Dra. Adriana O. DONATO

Farmacogenómica

 

¿Por qué un fármaco funciona en unas personas y no en otras? ¿es posible modificar los genes defectuosos sin afectar a los sanos?...Algunas de estas preguntas se están empezando a contestar en estos momentos gracias a los avances en la farmacogenómica, un área de investigación innovadora y de reciente desarrollo, y que en nuestro país tiene un referente mundial: el Centro de Investigación Biomédica EuroEspes (CIBE), situado en Bergondo, La Coruña, y dirigido por Ramón Cacabelos. En definitiva, se trata de aprovechar los recientes conocimientos que existen sobre el genoma humano para diseñar y desarrollar fármacos a medida del paciente, de sus necesidades y sus defectos genéticos.

“Las variaciones genéticas que existen entre las personas son una limitación fundamental para los tratamientos actuales que se utilizan en el manejo de las enfermedades del Sistema Nervioso Central. Cada persona reacciona de una forma diferente a un fármaco, de ahí la necesidad de introducir tratamientos a la carta”, asegura Ramón Cacabelos. A su juicio, “la farmacogenómica servirá para optimizar el rendimiento de los fármacos, para dirigir el fármaco a la persona adecuada, para evitar efectos secundarios y para evitar costes, es decir, no trabajar con ensayo y error, sino dirigir el medicamento a la persona adecuada y a la patología adecuada”.

Los progresos que se están logrando en este ámbito, a pesar de su corta vida, requieren un urgente cambio de mentalidad, tanto de las autoridades sanitarias como de la propia industria farmacéutica, un cambio de mentalidad que es fundamental para que la farmacogenómica evolucione. “Hay que pensar en la calidad de la atención, y eso pasa por ser más racionales y específicos en el uso de tratamientos. En estos momentos, la única manera de optimizar la respuesta terapéutica y de eliminar los efectos secundarios de los medicamentos es con la farmacogenómica”, recuerda Ramón Cacabelos.

A pesar de la resistencia inicial ante todo lo nuevo, incide el Dr. Cacabelos, “la farmacogenómica acabará por imponerse en menos de 20 años. No hay alternativa; además, existe la ventaja adicional de que se puede aplicar conceptos farmacogenómicos a un antibiótico, a un antiinflamatorio, a un cardiotónico, a un fármaco para los ojos o a una crema tópica y, por supuesto, a los medicamentos del sistema nervioso. De hecho, se está utilizando ya en la esquizofrenia, en la depresión, en la enfermedad del Alzheimer. Esto demuestra que la farmacogenómica es una ruta inevitable con la cual, tarde o temprano, la industria y la Medicina se tienen que encontrar”.

La ventaja de la farmacogenómica, en este sentido, es doble: por una parte, se centra en el diseño de medicamentos dirigidos a una enfermedad concreta que tiene un marcado carácter genético y, por otra parte, en el diseño de medicamentos que eviten toxicidades debido a un fallo metabólico.

Se trata de utilizar el conocimiento de genómica para desarrollar fármacos a los que responda un defecto genético en concreto y no otro. “Cuando hay una enfermedad genómica detrás, los medicamentos hay que dirigirlos hacia aquel gen que responde; así se evita utilizar fármacos a granel, se previenen una gran cantidad de efectos secundarios, y se soluciona el hecho de malgastar fármacos en un 30 ó 40% de los pacientes que no responden”, asegura Ramón Cacabelos.

Gracias a los avances registrados en el conocimiento del genoma humano, se sabe que las enfermedades genéticas, fundamentalmente, son de dos tipos: las enfermedades mendelianas (las menos frecuentes), que se deben a un fallo genético puntual (si tienes la mutación, se te manifiesta la enfermedad y eso sigue las leyes de Mendel); por otra parte, están las denominadas enfermedades alogénicas y multifactoriales, que están asociadas a múltiples defectos distribuidos a lo largo del genoma humano y que, además, están influidas por el entorno (en esta categoría están el 80% de las patologías del sistema nervioso central). En EuroEspes, según apunta Ramón Cacabelos, “identificamos los grupos de genes que están asociados con la etiopatogenia de una enfermedad degenerativa neurológica o psiquiátrica concreta, y estudiamos cómo esos genes inciden en la enfermedad y el papel que tienen”.

Con los conocimientos actuales, se sabe que la enfermedad de Alzheimer se asocia a más de 30 genes distinguidos a lo largo del genoma, donde unos están mutados y otros no. Pero es el resultado de la integración de todos esos genes lo que va a hacer que al final se manifieste o no. Cuantos más genes estén afectados, la enfermedad se manifiesta antes, tiene un curso mucho más rápido y responde peor al tratamiento. Cuantos menos genes estén afectados, la enfermedad aparece más tarde, su curso es mucho más lento y la respuesta terapéutica es mucho mejor. Entonces, lo que se hace con la genómica funcional es analizar cómo interactúan todos estos factores, mientras que con la farmacogenómica se consigue que un determinado fármaco actúe sobre el genoma afectado de ese paciente. “En este sentido, en EuroEspes, por una parte, hacemos el diagnóstico genómico integrando todos los genes posibles y, al mismo tiempo, investigamos la respuesta terapéutica asociada a ese colectivo genético concreto”, destaca el Dr. Cacabelos.

Fuente: A Coruña, 6 de marzo de 2003.

 

Arriba Contenidos

Test preimplantacional ] [ Farmacogenómica ] Medicamentos moleculares ] Genética y V.I.H. ] Genética y Alzheimer ] Genética y obesidad ] Cultivo de córnea ] Cáncer ] Genética y cáncer ] Células madre y Cáncer ] Angiogénesis y cáncer ] Brioestatinas y cáncer ] Cáncer de colon ] Cáncer de pulmón ] Cáncer ocular ] Tumores de Hipófisis ] Infarto del miocardio ] Gripe & Infarto ] Diagnóstico arterial ] Cerebro: células glias ] Cerebro: emociones ] Lipofuscinosis neuronal ceroidea ] Memoria ] Ilusiones ópticas ] Esquizofrenia ] Neuro-Economía ] Corazón y células madres ] Sexualidad y herbolaria ] Escoliosis ]

Buscar

Contenidos

Correo

Créditos

Inicio

Cuadernos de Bioética


INSTITUCIONES
C.H.E. del H.I.G.A. (Comités de Bioética)
ELABE~Mainetti
 

Observatorio Indígena

ProDiversitas a.c.
Servicio de Información Ambiental (S.I.A)

REVISTAS
Drogas

SIDA

Salud & Sociedad

PROGRAMAS
Cát. de Bioética y Derecho
Cát de Derecho de los Pueblos
Indígenas

Economía, Derecho y Sociedad

DPI & Mercado

Cát. Biotech & Derecho

PROPUESTAS
Marea baja - Maré baixa
"Love Parade 1997"

por Lena Szankay

Salud & Sociedad es un servicio de www.bioetica.org


Todos los productos mencionados son marcas registradas o marcas comerciales de sus respectivas organizaciones y el Copyright de los artículos publicados es propiedad de sus autores.


Última modificación: 12 de Mayo de 2007.