ADVERTENCIA y DESCARGO: Salud & Sociedad es una revista electrónica de divulgación. Reproducimos investigaciones propias y Noticias provenientes de medios acreditados. No constituimos un servicio de comercialización o atención médica. Toda la información disponible es volcada en estas páginas.

  Principal Contenidos

Dirección editorial: Dra. Adriana O. DONATO

Esquizofrenia

 

La esquizofrenia parece tener sus raíces en una perturbación química, afirma un equipo de investigadores que realizó una experiencia con una bebida ritual alucinógena producida por grupos religiosos del Brasil.

"Hace algunos años se propuso la hipótesis de que la esquizofrenia se debía a la generación, en el cerebro, de gran cantidad de compuestos alucinógenos", señala la doctora Alicia B. Pomilio, profesora en el Departamento de Química Orgánica de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA (FCEyN), investigadora superior de Conicet y directora de Proplame, instituto de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales donde se realizó esta investigación, en conjunto con el Centro de Psiquiatría Biológica dirigido por el doctor Jorge Ciprian-Ollivier.

Según esta hipótesis, explica el doctor Ciprian-Ollivier, se produciría en el cerebro una reacción química -denominada transmetilación- por la cual ciertos neurotransmisores se transformarían en una estructura química que les conferiría la capacidad de inducir alucinaciones. Esos compuestos metilados fueron hallados en la orina de pacientes psicóticos.

Según el doctor Marcelo Cetkovich-Bakmas, profesor de psicofarmacología de la Facultad de Medicina de la UBA, "la esquizofrenia es una enfermedad mental perteneciente al grupo de las psicosis, que se caracterizan porque la persona, en algún momento del curso de la patología, pierde contacto con la realidad, y puede experimentar alucinaciones y delirios".

Las alucinaciones son sensaciones o percepciones sin una base material. El paciente escucha voces y, en algunos casos, ve cosas inexistentes. En cuanto a los delirios, éstos consisten en ideas erróneas sobre la realidad, basadas en trastornos sutiles del pensamiento. En tal sentido, es típico que la persona crea que es objeto de observación o persecución.

"Otros síntomas muy importantes son los que denominamos deficitarios o negativos: abulia, aplanamiento afectivo, falta de interés en el entorno y desorganización del pensamiento", enumera Cetkovich-Bakmas.

Un brebaje denominado ayahuasca, que se prepara a partir de ciertas plantas de la selva amazónica, tiene la virtud de inducir alucinaciones similares a las que se experimentan en la esquizofrenia. La bebida (llamada también yajé) es una mezcla de vegetales, uno de los cuales es muy rico en una sustancia hallada con bastante frecuencia en la orina de pacientes esquizofrénicos, la N,N-Dimetiltrip tamina (N,N-DMT).

Por otro lado, la ayahuasca también tiene un compuesto que posee una potente acción inhibidora de la monoaminooxidasa. Esta enzima es la responsable de inutilizar muchas moléculas con acción neurotransmisora, incluyendo la N,N-DMT. El punto es que para que el brebaje tenga efecto alucinógeno debe inhibir la enzima, pues esto permite que la N,N-DMT sea absorbida en el tracto digestivo y llegue al sistema nervioso central.

"Los chamanes descubrieron ya hace muchos años que para producir alucinaciones era necesario mezclar, en principio, dos especies de plantas diferentes que proveyeran sustancias químicas distintas y complementarias", comenta el doctor Arturo A. Vitale, investigador del CONICET, y profesor en la FCEyN.

¿Por qué se parece esto a la esquizofrenia? "En esta enfermedad se ha observado no sólo un aumento de la N,N-DMT, sino también una reducción de la actividad de la monoaminooxidasa, lo que permitiría que se acumule la molécula psicotóxica", afirma Cetkovich-Bakmas.

Desde hace muchos años, la doctora Pomilio, junto con el doctor Vitale, estudian la estructura y las funciones de los compuestos alucinógenos. Asimismo, al marcarlos con una sustancia radiactiva, pudieron determinar en animales que esos compuestos actúan directamente en el sistema nervioso central.

Pero para conocer a fondo lo que sucede en el cerebro humano era necesario realizar un estudio in vivo. Y la solución la encontraron en Brasil, en un grupo religioso que induce alucinaciones mediante la ingestión de la ayahuasca, que significa vino del hombre muerto, o vino de las almas. "Nosotros estudiamos los efectos de esta bebida con el fin de evaluar su capacidad de afectar los procesos de la percepción", afirma Pomilio.

En Brasil, la práctica de la ayahuasca, permitida por el gobierno para fines religiosos, la realizan personas que pertenecen a la clase media y alta, y generalmente son políticos, ejecutivos y profesionales que la consumen en forma regular bajo la supervisión de un "mestre" o guía espiritual. Algunos han consumido la bebida durante más de treinta años sin efectos aparentes en su salud.

Los investigadores estudiaron los efectos psicológicos y fisiológicos del brebaje en voluntarios experimentados, en quienes lo consumen como miembros de los grupos religiosos, y también en personas que bebieron la poción por primera vez, y actuaron como control, ya que no conocían sus efectos.

Pasados alrededor de 35 minutos de haber ingerido la bebida, los sujetos empezaban a sufrir alteraciones de la percepción, principalmente visuales. Luego, en sus relatos, describieron la visión de lugares desconocidos, de animales y objetos valiosos, así como el contacto con personas ausentes o muertas.

En los análisis de orina de estas personas fueron hallados los mismos compuestos que se encuentran en pacientes esquizofrénicos.

En un artículo publicado en el Journal of Ethnopharmacology los investigadores concluyen que este estudio confirma que la ayahuasca induce una psicosis experimental con rasgos comunes a los de la esquizofrenia."Lo valioso para nosotros es contar con el modelo experimental de la esquizofrenia, y haber confirmado la teoría de la transmetilación, que había sido dejada de lado por gran parte de los psiquiatras que ponían más énfasis en las causas ambientales de la enfermedad", subraya Pomilio.

Por su parte, el doctor Cetkovich-Bakmas destaca que este estudio abre el camino para "desarrollar drogas más efectivas".

Por Susana Gallardo para LA NACION

 

Arriba Contenidos

Test preimplantacional ] Farmacogenómica ] Medicamentos moleculares ] Genética y V.I.H. ] Genética y Alzheimer ] Genética y obesidad ] Cultivo de córnea ] Cáncer ] Genética y cáncer ] Células madre y Cáncer ] Angiogénesis y cáncer ] Brioestatinas y cáncer ] Cáncer de colon ] Cáncer de pulmón ] Cáncer ocular ] Tumores de Hipófisis ] Infarto del miocardio ] Gripe & Infarto ] Diagnóstico arterial ] Cerebro: células glias ] Cerebro: emociones ] Lipofuscinosis neuronal ceroidea ] Memoria ] Ilusiones ópticas ] [ Esquizofrenia ] Neuro-Economía ] Corazón y células madres ] Sexualidad y herbolaria ] Escoliosis ]

Buscar

Contenidos

Correo

Créditos

Inicio

Cuadernos de Bioética


INSTITUCIONES
C.H.E. del H.I.G.A. (Comités de Bioética)
ELABE~Mainetti
 

Observatorio Indígena

ProDiversitas a.c.
Servicio de Información Ambiental (S.I.A)

REVISTAS
Drogas

SIDA

Salud & Sociedad

PROGRAMAS
Cát. de Bioética y Derecho
Cát de Derecho de los Pueblos
Indígenas

Economía, Derecho y Sociedad

DPI & Mercado

Cát. Biotech & Derecho

PROPUESTAS
Marea baja - Maré baixa
"Love Parade 1997"

por Lena Szankay

Salud & Sociedad es un servicio de www.bioetica.org


Todos los productos mencionados son marcas registradas o marcas comerciales de sus respectivas organizaciones y el Copyright de los artículos publicados es propiedad de sus autores.


Última modificación: 12 de Mayo de 2007.