ADVERTENCIA y DESCARGO: Salud & Sociedad es una revista electrónica de divulgación. Reproducimos investigaciones propias y Noticias provenientes de medios acreditados. No constituimos un servicio de comercialización o atención médica. Toda la información disponible es volcada en estas páginas.

  Principal Contenidos

Dirección editorial: Dra. Adriana O. DONATO

Gestión de crisis

 

Crisis es una de esas palabras convertidas en pasaje casi obligado de los discursos cotidianos. Está en boca de todos, pero muy pocos pueden ser considerados especialistas.

Uno de ellos es Patrick Lagadec, francés, de 54 años, director de Investigaciones de la Escuela Politécnica de París, doctor de Estado en Ciencias Políticas y asesor de entidades como la ONU y la Unión Europea, que visitó recientemente Buenos Aires.

Su tarea es la prevención y conducción de las crisis motivadas por fallas técnicas, problemas de salud pública, medio ambiente, transporte, energía. Lagadec es un especialista en administración (o gerenciamiento) de las crisis, con intervención especial en acontecimientos que de pronto irrumpen y obligan a tomar medidas rápidas y contundentes.

Contra lo que aseguró la modernidad, Lagadec señala que vivimos en un mundo amenazado por todo tipo de riesgos, que no conviene minimizar. Casado y padre de tres varones, el experto dice que las sucesiones de crisis contienen un momento de ruptura –por ejemplo, el 20 de diciembre de 2001 en la Argentina o el atentado a las Torres Gemelas en Nueva York–, que no demandan una simple salida de las crisis sino una reconstrucción.

 

–Su último libro se llama "El fin del riesgo cero", ¿es que que alguna vez no hubo riesgos?

–Entre las décadas del 70 y del 90, la línea de comunicación de autoridades y de grandes empresas era simple y decía "está todo bajo control." Las probabilidades de que hubiera un accidente se consideraban pequeñas y la gravedad de los acontecimientos era, finalmente, limitada. El hecho de tranquilizar a la gente hacía que se creyera que si todo estaba bajo control el riesgo era cero. Desde hace una década, esta idea no funciona más. No podemos seguir fingiendo. Debemos asumir la responsabilidad.

-¿Qué responsabilidad?

–Nadie puede asegurar que no hay riesgos. Es necesario que el científico y las autoridades digan lo que saben, pero también lo que no saben, que manifiesten sus límites. Así podrá el ciudadano reingresar al circuito. Hay que conducir un desarrollo, pero todos juntos.

-¿Su propuesta es aplicable a países como el nuestro, u otros de América latina?

–El riesgo está en todos lados. Y no estamos obligados a repetir en el Sur los errores del Norte. Proteger la salud pública o el medio ambiente es necesario en todo el planeta.

-¿Y sabe cómo están esos problemas desatendidos en esta parte del planeta?

–Lo sé. Entonces aquí es más urgente.

-¿A quién busca interesar? ¿Científicos, dirigentes, políticos?

–No es una pirámide. Mi filosofía es ir por donde uno puede y hacerlo con quien sea posible. Un día es con alguien de un gobierno, otro a través de una empresa, o por contacto con organizaciones no gubernamentales.

-Cuéntenos algunas de las situaciones críticas en las que intervino...

–Bueno, yo trabajé con los operadores postales europeos durante el caso ántrax, poco después del atentado a las Torres Gemelas. Inmediatamente el correo francés convocó a especialistas en el tema que dieron su información e hicieron sus propuestas. Acá están los guantes, los modos de proceder, esto es lo que podríamos hacer con los envíos que lleguen desde los EE.UU, cómo afrontar un alerta, cómo coordinar el trabajo… Cuando terminó, propuse una reunión en París a la que asistieron representantes de unos 30 países, y cada uno contó cómo había vivido su propia experiencia, incluidos los americanos. Entre todos extrajimos enseñanzas. Y uno de los puntos más importantes fue que como todos los países tenemos dispositivos de gestión de crisis propusimos generar redes cada vez más rápidas y conectadas para actuar de inmediato en casos de alerta. Es siempre progresar sobre riesgos nuevos, con pensamientos nuevos.

-Usted deja que las cosas ocurran y luego reflexiona acerca de qué se tendría que haber hecho...

 (Piensa algunos segundos con gesto concentrado) –Mi tarea es hacer un análisis de la crisis para ayudar a a quienes deben administrarlas ofreciéndoles los mejores modos de comando, teorías y entrenamiento.

-Sobre la neumonía atípica, que ciertamente ha generado una crisis, ¿qué cree que debería hacerse?

–Tenemos un problema de salud pública y un virus desconocido, que se expande a escala internacional con medios de propagación extremadamente rápidos. Es un trabajo colectivo, a altísima velocidad y con un enorme número de participantes: médicos, líneas aéreas, aeropuertos, la Organización Mundial de la Salud (OMS)… Involucra a culturas muy diferentes. China, que no dio las señales de alerta adecuadas, médicos que consagran su vida, pero no se sabe bien qué hacen, mucha incertidumbre e incomunicación. Pero lo que es certero es que habrá que lanzar en torno de este caso algo que llamamos una restitución pública de experiencias a nivel internacional.

-¿Y esto qué significa?

–La OMS debería conducir rápidamente, –en los próximos dos meses por ejemplo– un estudio para aclarar los desafíos planteados. Sobre todo si hay retos desconocidos que nos están interpelando. Son nuevas crisis y nunca se debe estar una crisis por detrás sino una por adelante. El caso de la neumonía atípica se vincula con este nuevo tipo de riesgo, totalmente desconocido, mucho más complicado que antes y del que hay que aprender.

-Pero ahora, ¿qué se puede hacer?

–Hay equipos excelentes trabajando en forma coordinada. Mi función no es ser un bombero o apagar el fuego, sino reflexionar desde el punto de vista estratégico para saber cómo hacer las cosas mejor la próxima vez.

Por Gabriela Navarra LA NACION

 

Arriba Contenidos

Medición de riesgos ] [ Gestión de crisis ] Acc. de tránsito: estadísticas ] Ataques sexuales ] Causticación ] Contusión ] Deshidratación ] Electrocución ] Emergencias dentarias ] Hemorragias ] Heridas ] Hipotermia y Congelación ] Inhalaciones tóxicas ] Insolación y golpe de calor ] Mordeduras y picaduras ] Obstrucción ] Pirotecnia ] Pérdida de la conciencia ] Quemaduras ] Shock hipovolémico ] Traumatismos ] 1eros. Auxilios ] Reanimación (RCP) ]

Buscar

Contenidos

Correo

Créditos

Inicio

Cuadernos de Bioética


INSTITUCIONES
C.H.E. del H.I.G.A. (Comités de Bioética)
ELABE~Mainetti
 

Observatorio Indígena

ProDiversitas a.c.
Servicio de Información Ambiental (S.I.A)

REVISTAS
Drogas

SIDA

Salud & Sociedad

PROGRAMAS
Cát. de Bioética y Derecho
Cát de Derecho de los Pueblos
Indígenas

Economía, Derecho y Sociedad

DPI & Mercado

Cát. Biotech & Derecho

PROPUESTAS
Marea baja - Maré baixa
"Love Parade 1997"

por Lena Szankay

Salud & Sociedad es un servicio de www.bioetica.org


Todos los productos mencionados son marcas registradas o marcas comerciales de sus respectivas organizaciones y el Copyright de los artículos publicados es propiedad de sus autores.


Última modificación: 12 de Mayo de 2007.