ADVERTENCIA y DESCARGO: Salud & Sociedad es una revista electrónica de divulgación. Reproducimos investigaciones propias y Noticias provenientes de medios acreditados. No constituimos un servicio de comercialización o atención médica. Toda la información disponible es volcada en estas páginas.

  Principal Contenidos

Dirección editorial: Dra. Adriana O. DONATO

Calcio

 

Las mujeres argentinas consumen poco más de la mitad del calcio que deberían. Esta es la conclusión de un estudio de la Sociedad Argentina de Endocrinología y Metabolismo (SAEM) sobre pacientes de centros públicos y privados de la Capital Federal y el Gran Buenos Aires.

"El consumo promedio de este mineral en mujeres de 20 a 84 años es de 613,70 mg por día, cuando lo aconsejable es al menos 1000 mg", dijo León Schurman, jefe de la Sección Metabolismo Fosfocálcico del Servicio de Endocrinología del Hospital Francés y ex presidente de la SAEM y de la Sociedad Argentina de Osteoporosis. El estudio relevó datos obtenidos de hospitales públicos y privados de la Capital Federal y del Gran Buenos Aires.

"Si bien el bajo consumo de lácteos puede deberse, en muchos casos, a problemas económicos, también es una cuestión de costumbres o cultural, porque gente de buen poder adquisitivo tampoco consume lácteos", agregó Schurman.

Si bien el calcio es esencial como formador de huesos y el consumo de lácteos -su fuente más accesible- garantiza la máxima densidad del esqueleto y disminuye el riesgo de fracturas, también se le encontraron efectos benéficos para prevenir otras enfermedades (ver recuadro).

"Como la leche y el yogur son generalmente sustituídos por gaseosas, jugos comerciales y bebidas de soja, en especial por niños y adolescentes, no se está cubriendo la cantidad de calcio necesaria para llegar a la adultez sin problemas óseos", explicó Viviana Viviant, nutricionista de la Clínica de Nutrición y Salud, dirigida por Alberto Cormillot, y asesora del Instituto Argentino de Nutrición.

Nuevas recomendaciones

Las últimas recomendaciones o ingestas dietéticas de referencia de los institutos de salud de los Estados Unidos señalan que los mayores de 51 años (tanto hombres como mujeres) deben consumir 1200 mg de calcio por día, lo que equivale a 5 vasos de leche, con excepción de los casos de mujeres con osteoporosis, que tienen que consumir 1500 mg. En cuanto a los adolescentes, el requerimiento diario es de 1300 mg; el de los adultos de 19 a 50 años, 1000, y el de los niños de 4 a 8 años, 800 mg por día.

"Es un mito creer que el calcio sólo es importante durante la niñez y la adolescencia y ya no es necesario a mayor edad", aclaró Viviant.

Un mineral que suma beneficios

El calcio no es sólo beneficioso para los huesos, sino también para el corazón. Ayudaría a bajar la presión arterial en aproximadamente un tercio de las personas con hipertensión. Así lo señalan investigaciones hechas en la Universidad de Wisconsin, en los Estados Unidos, que estudiaron a mujeres que tomaban 1500 mg de calcio diariamente además de la medicación antihipertensiva a lo largo de cuatro años. Estas mujeres experimentaron un descenso significativo en sus niveles de presión sanguínea, mientras que aquellas mujeres que sólo tomaban la medicación no corregían sus niveles de presión.

Otros estudios hechos en la Universidad de Auckland, en Nueva Zelanda, encontraron que el calcio mejora los niveles de los lípidos en sangre. La administración de 1000 mg de calcio (como citrato) aumentaba los niveles del colesterol HDL, que tiene efectos protectores para las arterias, y disminuía los niveles del colesterol LDL, o sea del más dañino .

Lo que aún no está suficientemente probado es el efecto que algunos científicos investigan como protector del cáncer de colon.

El consumo de lácteos también parecería prevenir el desarrollo de diabetes. "Un estudio realizado en 3000 personas con sobrepeso y con un seguimiento de 10 años mostró que aquellos que consumían lácteos eran un 70% menos propensos a desarrollar resistencia a la insulina", explicó Viviant, y agregó: "Parece ser que algunos de los nutrientes que contienen los lácteos, como la lactosa y las proteínas, intervendrían en la prevención de la diabetes y que a su vez el calcio y el potasio actuarían mejorando la glucemia".

 La leche y sus derivados constituyen la fuente natural más importante de calcio, aunque también se encuentra en la yema de huevo, las legumbres y verduras de hojas verdes en menor proporción. "Sin embargo -señaló Schurman-, incorporar la cantidad necesaria implicaría consumir cantidades enormes de alimentos no lácteos."

Pero la cantidad de calcio necesaria también debe relacionarse con el resto de la dieta ingerida. "Cuanto más proteínas se consumen, mayor es la eliminación de calcio por la orina", dijo Laura López, profesora titular de la Escuela de Nutrición de la UBA. De modo que las poblaciones que tienen hábitos alimentarios ricos en proteínas necesitarán mayor aporte de calcio para cubrir las necesidades recomendadas para proteger los huesos.

Se sabe que en el caso de las mujeres, el 95% de la acumulación de mineral en el hueso se produce hasta los 17 años y el 2% restante se completa a los 27. "Antes se pensaba que la formación ósea terminaba a los 19 años, pero después se vio que cuando se incrementa el consumo de calcio se previene la depleción ósea que naturalmente sucede con los años", comentó Laura López. Un bajo consumo de calcio en la adolescencia llevará a una edad adulta con un esqueleto que tendrá mucho mayor riesgo de sufrir fracturas a lo largo de la vida.

Un estudio realizado en los Estados Unidos a mediados de los años 90 reveló que sólo 13,5% de las niñas y 36,3% de los varones con edades entre 12 y 19 años consumían la cantidad recomendada de calcio.

Estos datos impulsaron el inicio de una campaña pública de información llamada Milk Matters (La leche importa) para educar a profesionales de la salud, padres y niños acerca de la importancia de consumir la cantidad de calcio suficiente, particularmente provista por la leche y otros productos lácteos, como yogur y quesos, para proteger la salud de los huesos, según publicó recientemente The New York Times.

Un estudio del Hospital de Niños de Cincinnati, en los EE.UU., publicado en el American Journal of Clinical Nutrition, mostró que los niños que consumen menos de un vaso de leche al día tienen el doble de riesgo de fracturas que los que consumen un vaso o más en forma diaria. Sin incluir la leche, es casi imposible cubrir las necesidades de calcio con un único alimento, ya que ésta provee poco más de la mitad de este mineral que los chicos necesitan.

Ana María Pertierra Para La Nación

 

 

 

Arriba Contenidos

Buscar

Contenidos

Correo

Créditos

Inicio

Cuadernos de Bioética


INSTITUCIONES
C.H.E. del H.I.G.A. (Comités de Bioética)
ELABE~Mainetti
 

Observatorio Indígena

ProDiversitas a.c.
Servicio de Información Ambiental (S.I.A)

REVISTAS
Drogas

SIDA

Salud & Sociedad

PROGRAMAS
Cát. de Bioética y Derecho
Cát de Derecho de los Pueblos
Indígenas

Economía, Derecho y Sociedad

DPI & Mercado

Cát. Biotech & Derecho

PROPUESTAS
Marea baja - Maré baixa
"Love Parade 1997"

por Lena Szankay

Salud & Sociedad es un servicio de www.bioetica.org


Todos los productos mencionados son marcas registradas o marcas comerciales de sus respectivas organizaciones y el Copyright de los artículos publicados es propiedad de sus autores.


Última modificación: 12 de Mayo de 2007.