ADVERTENCIA y DESCARGO: Salud & Sociedad es una revista electrónica de divulgación. Reproducimos investigaciones propias y Noticias provenientes de medios acreditados. No constituimos un servicio de comercialización o atención médica. Toda la información disponible es volcada en estas páginas.

  Principal Contenidos

Dirección editorial: Dra. Adriana O. DONATO

Marcapasos vesical

 

Es una solución para pacientes con incontinencia urinaria que no responden a terapias habituales

Expertos del Hospital de Clínicas implantaron un marcapasos vesical. Han perfeccionado una de por sí moderna técnica quirúrgica.

El marcapasos vesical, o neuromodulador, que recibieron Gabay y Ponce está indicado para aquellas personas con disfunciones vesicales crónicas (incontinencia de orina de apremio, retención urinaria de causa no obstructiva, dolor pelviano y síndrome de frecuencia-urgencia), que no responden a los tratamientos convencionales.

Se calcula que en los Estados Unidos, por ejemplo, hay 13 millones de pacientes con este tipo de disfunciones, de los cuales el 25% no logra mejorar su calidad de vida con los tratamientos habituales.

Foto: La Nación

"El marcapasos actúa sobre las fibras nerviosas de la médula espinal que llegan hasta la vejiga, más precisamente sobre la raíz nerviosa sacra -explica el doctor Mazza-. Es como pinchar un cable de teléfono: pinchamos el nervio y le pasamos un mensaje diferente a la vejiga, calmando el dolor y disminuyendo el ritmo de micción."

Este dispositivo se emplea en Europa desde 1994, y fue aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los Estados Unidos, en 1997. Para optimizar su funcionamiento, los médicos del Clínicas decidieron introducir dos importantes modificaciones a su aplicación.

Los casos: Gabay (56 años) y Ponce (35 años)

Cada quince minutos, Alejandro Gabay sentía la imperiosa necesidad de ir al baño a orinar. "Me era imposible llevar una vida normal -recuerda este ex empleado de correos formoseño, de 56 años-. Si subía al colectivo tenía que bajar a los quince minutos. No podía ir a ningún lado. Llegó un momento en el que terminé en la cama, y durante un año y medio no me levanté más que para ir al baño."

Gabay sufría de cistitis intersticial, una afección degenerativa de la vejiga que se caracteriza por la pérdida del control de los ritmos de micción. En algunos casos -como el de este paciente- la afección se acompaña incluso de un intenso dolor en la región del periné.

En septiembre de 2002, la vida de Gabay cambió, y para bien. Fue sometido a una compleja operación en la que se le implantó un marcapasos vesical, que controla los ritmos de la vejiga y hace que sus necesidades queden reducidas a orinar una vez por hora. Con esta nueva rutina, hasta el dolor se marchó.

La intervención, que fue llevada a cabo por un equipo médico del Hospital de Clínicas, es una nueva variante desarrollada por especialistas del Servicio de Urología de ese hospital. "La nueva modalidad permite que el marcapasos vesical sea colocado con mayor precisión en la raíz nerviosa que debe ser estimulada, lo que reduce notablemente la necesidad de realizar reintervenciones cuando el dispositivo no da resultado y aparece la duda sobre si ha sido bien colocado", explica el doctor Osvaldo Mazza, a cargo del citado servicio.

.

Ayer, esta innovadora intervención fue realizada por segunda vez en una mujer: Fanny Ponce, de 35 años, también padecía de cistitis intersticial. Según el doctor Gustavo Garrido, jefe de la Sección Disfunciones Miccionales y Urodinamia, del Hospital de Clínicas, "desde hacía cuatro años, la paciente orinaba 90 veces al día; no podía ni siquiera dormir. Ya había sido sometida a todos los tratamientos convencionales (medicamentos, kinesiología, microcirugía), y ninguno había dado resultado".

A Ponce, los expertos del Clínicas le colocaron el marcapasos el 9 de enero último, y desde ese entonces siguieron de cerca a la paciente para regular el dispositivo. El ritmo de las micciones bajó de 90 a 50 diarias en los días posteriores a la primera intervención, y luego se redujo a 25; con la segunda intervención, que se le realizó ayer, los especialistas esperan que la periodicidad sea de quince micciones al día. Suficiente como para que ir al baño deje de ser su preocupación principal.

"En primer lugar, en vez de colocar un electrodo transitorio en la primera operación y reemplazarlo por el definitivo en la segunda, nosotros decidimos colocar el definitivo ya en la primera intervención -señala Federico Zeller, médico urólogo que participó del desarrollo de esta nueva modalidad-. Lo que pasaba era que antes muchos pacientes experimentaban una mejoría con el electrodo transitorio, pero no con el definitivo."

Colocar el electrodo definitivo desde el principio les permite evaluar y regular su funcionamiento durante los 15 a 30 días que transcurren hasta la segunda intervención, para obtener una respuesta óptima. En ese sentido también opera la segunda modificación introducida al procedimiento: "Durante la colocación del electrodo realizamos un monitoreo electrofisiológico que permite confirmar si el electrodo ha sido ubicado en el lugar correcto", dice Mazza.

"Sin este monitoreo había pacientes en los que los efectos no eran los deseados, y no se sabía si era porque el electrodo estaba mal colocado o se había movido -continúa-. De esta forma, confirmamos desde un primer momento si el dispositivo es adecuado para el paciente, y evitamos además posteriores intervenciones para reacomodar el electrodo."

En los casos de Gabay y de Ponce, las mejoras del procedimiento introducidas por los expertos del Clínicas han demostrado su utilidad. "Hoy puedo llevar una vida normal -dice el jubilado formoseño-. Puedo ir al cine o a pasear; soy una persona con otro sentido de la vida." 

Fuente: Sebastián A. Ríos De la Redacción de LA NACION

 

El Hospital de Clínicas cuenta con un consultorio especializado en incontinencias urinarias. Su teléfono es el (011) 5950-8815. Argentina -Buenos Aires.

 

Arriba Contenidos

Cirugía robótica ] [ Marcapasos vesical ] Trasplante "dominó" ] Trasplante de lengua ] Trasplantes cardíacos ] By-pass masivo ] Subtalamotomía ] Endometrosis ] Incontinencia femenina ] Broncoscopía ] Cirugía laríngea ] Regeneración macular ] Elongación quirúrgica ]

Buscar

Contenidos

Correo

Créditos

Inicio

Cuadernos de Bioética


INSTITUCIONES
C.H.E. del H.I.G.A. (Comités de Bioética)
ELABE~Mainetti
 

Observatorio Indígena

ProDiversitas a.c.
Servicio de Información Ambiental (S.I.A)

REVISTAS
Drogas

SIDA

Salud & Sociedad

PROGRAMAS
Cát. de Bioética y Derecho
Cát de Derecho de los Pueblos
Indígenas

Economía, Derecho y Sociedad

DPI & Mercado

Cát. Biotech & Derecho

PROPUESTAS
Marea baja - Maré baixa
"Love Parade 1997"

por Lena Szankay

Salud & Sociedad es un servicio de www.bioetica.org


Todos los productos mencionados son marcas registradas o marcas comerciales de sus respectivas organizaciones y el Copyright de los artículos publicados es propiedad de sus autores.


Última modificación: 12 de Mayo de 2007.