ADVERTENCIA y DESCARGO: Salud & Sociedad es una revista electrónica de divulgación. Reproducimos investigaciones propias y Noticias provenientes de medios acreditados. No constituimos un servicio de comercialización o atención médica. Toda la información disponible es volcada en estas páginas.

  Principal Contenidos

Dirección editorial: Dra. Adriana O. DONATO

By-pass masivo

 

¿Es posible reducir el riesgo de complicaciones de la cirugía cardíaca sin sacrificar su eficacia? Según un reciente estudio del Instituto Cardiovascular de Buenos Aires (ICBA), el uso de modernos dispositivos que permiten al cirujano operar a corazón latiendo disminuye significativamente las posibilidades de sufrir un accidente cerebrovascular (ACV), deterioro cognitivo, problemas pulmonares y renales, que suelen revestir gravedad en pacientes añosos.

Al evitar el uso de la bomba de circulación extracorpórea, los estabilizadores mecánicos que se emplean cada vez más en las cirugías de corazón conllevan varios beneficios para los pacientes.

Pacientes con lesiones en muchos vasos

"Hemos adoptado esta técnica coronaria como modalidad terapéutica de elección en los pacientes coronarios con lesión en múltiples vasos -afirma el doctor Daniel Navia, jefe de cirugía cardíaca del Instituto Cardiovascular Buenos Aires-. Los resultados son muy buenos: los pacientes tienen una recuperación más rápida y con menos complicaciones, y se les da el alta del hospital más precozmente, lo que les permite volver a reinsertarse mucho antes recuperando una vida familiar, social y laboral plena y activa. "Y todo eso se obtiene sin alterar en lo más mínimo la calidad del tratamiento para su dolencia cardíaca", concluye.

"Más del 80% de los pacientes puede ser despertado en el mismo quirófano, apenas terminada la intervención, lo que acelera la recuperación posoperatoria y disminuye la estada hospitalaria", dijo a LA NACION el doctor Daniel Navia, jefe del Servicio de Cirugía Cardíaca del ICBA.

Además, el empleo de estos modernos dispositivos para estabilizar la región del corazón en la que se realiza el by-pass también resulta positivo en términos económicos. Al poder ser reutilizados un par de veces, permiten reducir los costos a menos de la mitad: de ser efectuada con bomba extracorpórea, la cirugía demanda de 1800 a 2000 dólares, mientras que con estabilizadores sólo cuesta de 800 a 900.

Décadas atrás, la introducción de la bomba de circulación extracorpórea, que hace posible que la sangre del paciente siga fluyendo cuando su corazón se encuentra detenido, fue uno de los factores que permitieron la masificación del by-pass, una cirugía que requiere cierto grado de inmovilidad del corazón para que el cirujano pueda hacer un trabajo que tiene mucho de artesanal.

Pero en los últimos años numerosos estudios comenzaron a culpar a este dispositivo por la aparición de diversas complicaciones asociadas con la cirugía cardíaca: "Edemas pulmonares, accidentes cerebrovasculares y otros problemas cerebrales que dan lugar a daños cognitivos residuales, y, aunque la mayoría ocurre en un porcentaje muy bajo, dieron lugar a la necesidad de simplificar estas intervenciones para disminuir así el riesgo de complicaciones", explica el doctor Navia.

Las evidencias más concluyentes en contra de la circulación extracorpórea surgen de un estudio publicado hace dos años en The New England Journal of Medicine. Por aquel entonces, investigadores de la Universidad de Duke, Estados Unidos, revelaron que a los cinco años de un by-pass con circulación extracorpórea el 42% de los 261 pacientes estudiados presentaba aún un significativo declive de sus funciones cognitivas (problemas de memoria y de atención, principalmente).

Al mismo tiempo, cuenta el doctor Navia, "países periféricos, como Brasil o la Argentina, comenzaron a buscar alternativas a la circulación extracorpórea que permitieran no sólo cirugías más simples y más seguras, sino también más económicas". Esta búsqueda fue agilizada por la industria de tecnología médica, que desarrolló y perfeccionó en los últimos años modernos dispositivos mecánicos para inmovilizar el corazón.

"En los últimos tres o cuatro años se produjo un resurgimiento de la cirugía sin circulación extracorpórea, acompañado por el desarrollo de nuevos dispositivos quirúrgicos que permiten colocar el corazón en múltiples posiciones sin alterar la presión ni el ritmo cardíaco, permitiendo inmovilizar sólo el sector del corazón donde se realiza el by-pass -explica Navia-. Esto está cambiando drásticamente la cirugía de by-pass."

Recientemente, en una jornada de capacitación en cirugía cardíaca que se realizó en el ICBA, el doctor Navia presentó la experiencia de siete años de cirugías sin circulación extracorpórea efectuadas en esa institución. Los resultados de esta experiencia son elocuentes: en 1997, dicha alternativa quirúrgica representaba menos del 5% de los by-passes, mientras que en lo que va de 2003 representó casi el 90% de las cirugías.

Por Sebastián A. Ríos  LA NACION

 

Arriba Contenidos

Cirugía robótica ] Marcapasos vesical ] Trasplante "dominó" ] Trasplante de lengua ] Trasplantes cardíacos ] [ By-pass masivo ] Subtalamotomía ] Endometrosis ] Incontinencia femenina ] Broncoscopía ] Cirugía laríngea ] Regeneración macular ] Elongación quirúrgica ]

Buscar

Contenidos

Correo

Créditos

Inicio

Cuadernos de Bioética


INSTITUCIONES
C.H.E. del H.I.G.A. (Comités de Bioética)
ELABE~Mainetti
 

Observatorio Indígena

ProDiversitas a.c.
Servicio de Información Ambiental (S.I.A)

REVISTAS
Drogas

SIDA

Salud & Sociedad

PROGRAMAS
Cát. de Bioética y Derecho
Cát de Derecho de los Pueblos
Indígenas

Economía, Derecho y Sociedad

DPI & Mercado

Cát. Biotech & Derecho

PROPUESTAS
Marea baja - Maré baixa
"Love Parade 1997"

por Lena Szankay

Salud & Sociedad es un servicio de www.bioetica.org


Todos los productos mencionados son marcas registradas o marcas comerciales de sus respectivas organizaciones y el Copyright de los artículos publicados es propiedad de sus autores.


Última modificación: 12 de Mayo de 2007.