ADVERTENCIA y DESCARGO: Salud & Sociedad es una revista electrónica de divulgación. Reproducimos investigaciones propias y Noticias provenientes de medios acreditados. No constituimos un servicio de comercialización o atención médica. Toda la información disponible es volcada en estas páginas.

  Principal Contenidos

Dirección editorial: Dra. Adriana O. DONATO

Asma infantil

 

Uno a dos chicos de cada diez tienen asma, una enfermedad frecuente y temida por muchos padres. Y esa cifra aumenta, según estiman los especialistas, debido a una mayor cantidad de infecciones virales y la contaminación del ambiente.

Si bien los médicos consultados por LA NACION aseguraron que en la Argentina no existen estadísticas disponibles, se basan en los resultados del Estudio Internacional de Asma y Alergias en la Niñez (Isaac, según sus siglas en inglés), cuyo comité científico de seguimiento tiene sede en Auckland, Nueva Zelanda (isaac.auckland.ac.nz).

Considerados la mayor investigación internacional de prevalencia de enfermedades respiratorias, los resultados de la tercera fase del Isaac son este año el centro de la atención de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el estudio de la contaminación del aire ante el aumento de la cantidad de chicos con asma en todos los países.

En la primera fase, finalizada en 1998, participaron 721.601 chicos de seis y 13 años de 56 países que respondieron a un cuestionario distribuido en 156 centros -en su mayoría escuelas- de América latina, Asia, Africa y Europa. Se determinó que, en general, la cantidad de casos es mayor en los países desarrollados que en los subdesarrollados. La Argentina posee una prevalencia intermedia: en la ciudad santafecina de Rosario, por ejemplo, el 14,4% de chicos de 6 y 13 años tiene asma.

"No sabemos bien cuáles son las causas, pero el estilo de vida propio de los países desarrollados podría ser uno de los factores que influyen en el aumento de los casos", dijo a LA NACION el doctor Alejandro Teper, jefe del Laboratorio Pulmonar del Centro Respiratorio del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez.

El asma es la inflamación de los bronquios, conductos por donde circula el aire en nuestro cuerpo. En los pacientes asmáticos esos tubos están más sensibles y ante cualquier estímulo externo se irritan y se cierran, lo que produce el silbido característico.

En otoño e invierno, según Teper, la falta de ventilación en las casas facilita el contacto de un chico genéticamente predispuesto con factores ambientales que disparan los síntomas: humo de cigarrillo, polvillo, humedad, sahumerios, insecticidas, animales (perros, gatos, pájaros o cucarachas), plantas o velas aromáticas, entre otros.

"Lo más importante es evitar que se fume, sobre todo ahora, en invierno, que están las estufas prendidas, las ventanas cerradas y las habitaciones se ventilan menos", recomendó el especialista.

La gran cantidad de infecciones virales existentes "actúa como disparadora del ataque de asma". Cuando un virus tiene contacto con los bronquios de un niño asmático los irrita y produce una obstrucción que se pone en evidencia con una tos seca, falta de aire y silbidos en el pecho.

"Un chico con asma es un chico normal", coincidieron el especialista en su consultorio del Hospital de Niños y la doctora Ana María Balanzat, jefa de la Sección Neumonología Infantil del Hospital de Clínicas José de San Martín, de la Universidad de Buenos Aires.

Con la misma frase, ambos dejaron en claro que no hay motivo para que los chicos asmáticos falten a la escuela o dejen de realizar actividad física, incluidos los deportes. La única condición es cumplir al pie de la letra lo que dice el médico. "Si un chico sigue un tratamiento preventivo correcto no debe tener exacerbaciones", dijo Balanzat en diálogo telefónico con LA NACION.

Según Teper, "no hay que confundir el asma con cuadros virales aislados", al advertir que una gripe o un resfrío pueden tener los mismos síntomas.

Minimizar clínicamente los síntomas de la enfermedad -habitual en los consultorios en esta época del año o para reducir el temor de los padres- y tratarla con dosis menores que las necesarias priva a los niños del tratamiento adecuado para revertirla y evitar que lastime sus bronquios en el futuro. "El mejor tratamiento es estar un paso adelante y no uno atrás", concluyó Teper.

Por Fabiola Czubaj LA NACION

 

Arriba Contenidos

Alergias en otoño ] Alergías en primavera ] [ Asma infantil ] El efecto foehn (Föhn) ] El "stress" ] Pérdida de ozono ] Plumbemia ]

Buscar

Contenidos

Correo

Créditos

Inicio

Cuadernos de Bioética


INSTITUCIONES
C.H.E. del H.I.G.A. (Comités de Bioética)
ELABE~Mainetti
 

Observatorio Indígena

ProDiversitas a.c.
Servicio de Información Ambiental (S.I.A)

REVISTAS
Drogas

SIDA

Salud & Sociedad

PROGRAMAS
Cát. de Bioética y Derecho
Cát de Derecho de los Pueblos
Indígenas

Economía, Derecho y Sociedad

DPI & Mercado

Cát. Biotech & Derecho

PROPUESTAS
Marea baja - Maré baixa
"Love Parade 1997"

por Lena Szankay

Salud & Sociedad es un servicio de www.bioetica.org


Todos los productos mencionados son marcas registradas o marcas comerciales de sus respectivas organizaciones y el Copyright de los artículos publicados es propiedad de sus autores.


Última modificación: 12 de Mayo de 2007.