ADVERTENCIA y DESCARGO: Salud & Sociedad es una revista electrónica de divulgación. Reproducimos investigaciones propias y Noticias provenientes de medios acreditados. No constituimos un servicio de comercialización o atención médica. Toda la información disponible es volcada en estas páginas.

  Principal Contenidos

Dirección editorial: Dra. Adriana O. DONATO

Diagnóstico arterial

 

A lo largo de casi dos décadas de investigaciones, un equipo de la Universidad Fundación René G. Favaloro (Argentina) logró desarrollar un kit de nuevas herramientas de diagnóstico cardiovascular que multiplica varias veces la precisión y la potencia de los métodos con que se cuenta en la actualidad.

La nueva herramienta -no invasiva, es decir, que no requiere la introducción de instrumentos dentro del organismo- permite detectar alteraciones mínimas en el sistema arterial décadas antes de que se manifiesten como patológicas.

Se trata, ni más ni menos, que de un complejísimo modelo físico-matemático de la dinámica del sistema arterial y de sus componentes fundamentales -la pared de las arterias, la sangre en movimiento y la interacción entre ambas-, traducido en un software que puede adosarse a los instrumentos de diagnóstico cardiológico de que actualmente se dispone y gracias al cual se pueden evaluar en detalle distintos procesos ligados a la degeneración de las arterias, el espesamiento de la sangre y fenómenos relacionados con la fricción de la sangre sobre la pared arterial que influyen en la formación de la placa de ateroma y sus eventuales obstrucciones.

"Desde hace mucho los médicos necesitaban un equipo que permitiese comprender en profundidad alteraciones muy, muy precoces; es decir, que les permitiera detectar prematuramente, digamos entre los 20 y los 30 años, procesos que tal vez se expresarían sólo a los 50 o 60 -explica el doctor en ingeniería Ricardo Armentano, jefe del grupo de Dinámica Arterial e Hipertensión de la Fundación Favaloro-. Este sistema reúne un número de instrumentos que permiten ver realmente en sus comienzos distintos trastornos del sistema cardiovascular."

Aunque ya los especialistas tenían a mano una serie de imágenes y mediciones clínicas para trazar mapas del estado de salud vascular de sus pacientes, lo novedoso de este sistema -validado por más de cuarenta trabajos de investigación básica y clínica en la Fundación Favaloro y en el hospital Broussais, de París- es que llega a detectar trastornos que escapan a las otras herramientas. Un ejemplo: pueden localizar y medir en la pared arterial engrosamientos de sólo cuatro centésimas de milímetro.

Por supuesto, desarrollar estas herramientas demandó un trabajo ciclópeo y el trazado de modelos de complejidad abrumadora. Baste con mencionar que para la elaboración de algunos índices se tomó en cuenta, por ejemplo, la velocidad de cada una de las partículas de la sangre al pasar por un punto dado.

"Para tener un verdadero gold standard , aprovechamos equipos del hospital Broussais, como un robot capaz de medir incluso la presión con que se aplica un sensor sobre una determinada arteria -explica Armentano-. Junto con el investigador argentino Jaime Levenson y su equipo del Inserm formamos un grupo de investigación para la modelización matemática de fluidos y para desarrollar una especie de biopsia no invasiva de las distintas capas que conforman la pared arterial. Esto nos permite desglosar cada uno de sus componentes y determinar cuál de ellos se enferma, cuándo y por qué. Y también registrar si el proceso patológico se revierte con tal o cual terapia farmacológica o tratamiento médico."

Una de las dificultades con que debieron enfrentarse los científicos es que cada uno de estos componentes del aparato cardiovascular interviene en distinta medida en el proceso patológico.

"No sólo hay que estudiar la sangre, o la pared arterial -explica el bioingeniero Sebastián Graf-, sino también la relación entre la pared y la sangre, porque el efecto de roce produce la formación de lo que se conoce como placa de ateroma ."

Los trabajos realizados fueron notablemente fecundos: permitieron trazar este modelo diagnóstico y también replantear algunas de las teorías aceptadas sobre el desarrollo de la enfermedad cardiovascular. Entre otras cosas, los científicos descubrieron que algunos materiales biológicos, como la pared de las arterias, comienzan a fatigarse cuando llegan a los mil millones de pulsaciones. En los seres humanos, esta barrera se cruza... cerca de los 30 años, aunque sus efectos devastadores sólo empezarán a hacerse notar alrededor de los 60.

"Solamente por un problema mecánico, un elastómero, como es el caso de la pared arterial, comienza a fatigarse cuando llega a los mil millones de pulsaciones -precisa Armentano-. Es decir que, aún en ausencia de factores de riesgo, uno tendría ya a esa edad alteraciones incipientes."

Entre los parámetros que se evalúan a través del sistema desarrollado por los científicos de la Fundación Favaloro y el hospital Broussais figuran el diámetro interno de las arterias (determinación del espesor intima-media) y la velocidad a la cual se propagan las ondas del pulso sanguíneo, que da una medida de la rigidez, la geometría y la densidad de la sangre.

El chequeo con este sistema se realiza en no más de una hora, porque el sistema electrónico ofrece los resultados en tiempo real. Además, no exige el empleo de costosos equipos o reactivos químicos. Lo cubren la mayoría de las obras sociales y empresas de medicina prepaga. Para los particulares, su precio es de entre 100 y 200 pesos.

"Debe ser uno de los exámenes más baratos que existen -afirma Ricardo Pichel, rector de la Universidad Favaloro-, sencillamente porque el principal insumo utilizado para diseñarlo fue la materia gris."

"Nuestra idea es que todo esto se pueda reunir en un solo equipo, como puede ser una computadora portátil, y que la gente vaya a las escuelas, por ejemplo, y se someta a un examen que detecte alteraciones incipientes del aparato cardiovascular", imagina Graf. El Instituto de Ingeniería Biomédica ya está encarando esta tarea a través de un convenio con la Universidad Tecnológica Nacional.

"Hay que pensar que permitiendo que el conjunto de la población acceda a este tipo de chequeos se gastaría mucho menos que operando las consecuencias de la aterosclerosis", subraya, finalmente, el doctor Pichel.

Nora Bär  LA NACION

 

Arriba Contenidos

Test preimplantacional ] Farmacogenómica ] Medicamentos moleculares ] Genética y V.I.H. ] Genética y Alzheimer ] Genética y obesidad ] Cultivo de córnea ] Cáncer ] Genética y cáncer ] Células madre y Cáncer ] Angiogénesis y cáncer ] Brioestatinas y cáncer ] Cáncer de colon ] Cáncer de pulmón ] Cáncer ocular ] Tumores de Hipófisis ] Infarto del miocardio ] Gripe & Infarto ] [ Diagnóstico arterial ] Cerebro: células glias ] Cerebro: emociones ] Lipofuscinosis neuronal ceroidea ] Memoria ] Ilusiones ópticas ] Esquizofrenia ] Neuro-Economía ] Corazón y células madres ] Sexualidad y herbolaria ] Escoliosis ]

Buscar

Contenidos

Correo

Créditos

Inicio

Cuadernos de Bioética


INSTITUCIONES
C.H.E. del H.I.G.A. (Comités de Bioética)
ELABE~Mainetti
 

Observatorio Indígena

ProDiversitas a.c.
Servicio de Información Ambiental (S.I.A)

REVISTAS
Drogas

SIDA

Salud & Sociedad

PROGRAMAS
Cát. de Bioética y Derecho
Cát de Derecho de los Pueblos
Indígenas

Economía, Derecho y Sociedad

DPI & Mercado

Cát. Biotech & Derecho

PROPUESTAS
Marea baja - Maré baixa
"Love Parade 1997"

por Lena Szankay

Salud & Sociedad es un servicio de www.bioetica.org


Todos los productos mencionados son marcas registradas o marcas comerciales de sus respectivas organizaciones y el Copyright de los artículos publicados es propiedad de sus autores.


Última modificación: 12 de Mayo de 2007.